viernes, 4 de noviembre de 2016

AL VALDECEBOLLAS (2142) POR ENESIMA VEZ



Una semana en la Montaña Palentina, aunque de cierto obligado reposo, no permite a mi cuerpo desoir la llamada de la montaña. El "paseo" ha sido esta mañana, que ya el veranillo del otoño anuncia su pase meteorológico al invierno de las nieves por aquí... que falta hacen. Mis ascensos a esta cima casi son tantos como mis escapadas a estas tierras. Hoy con la mochila del catarro que he pillado hace dos dias, con los -5º que me levanté en Aguilar, aunque luego la inversión térmica me marcó 10º a 1650 m. en Golobar. Como novedad, hoy me he ajustado la txapela y las gafas para cerca y lejos, esas que aunque no las necesito aún, dice mi oculista que debo llevar seguido. ¡Ay los médicos, oculistas... garajes que siempre te encuentran "averías"!

En un otoño seco, sin apenas setas, me sale al encuentro este champiñón de montaña cerca de la cota de los 2000 m.
Hoy la montaña casi ha sido para mi solito, como representante único de los humanos, porque las manadas de ganado vacuno y caballar, los buitres y un hermoso zorro de espectacular cola, no se han molestado conmigo. ¡Milla esker, compañeros en la naturaleza y montaña!

(PER BAT en facebook 3.11.16)

Yo nací en la montaña, muy cerca de la GR 1,  ese gran camino que une todo el norte de la península Ibérica desde Ampurias (hoy provincia de Gerona) hasta Finisterra (hoy provincia de Coruña). Y que pasa por Brañosera (hoy provincia de Palencia).  Y ayer no es hoy, aunque siempre le quedará algo.

La montaña y el camino. Ampuries, Brañosera y Fisterra. Esos conceptos y lugares siguen teniendo un atractivo especial para mí. Tanto que aún mantengo en mi agenda de objetivos el recorrerme a pie los 1500 kilómetros de ese "camino" de una tacada y en un mes. No es fácil, pero... querer es poder.


Carretera local de Brañosera a Salcedillo. Rebaños de vacas y caballos dan vida a la montaña por encima de los 1000 y muchos metros.Pastan bajando... viene la nieve... ellos ya la huelen.

Hoy no  madrugo para correr a la montaña, aunque sí para otras cosas. El catarro me tiene invadido. Los "medios" y el "cielo" anuncian cambio brusco de tiempo aquí para mañana. Y yo aún sin subir al Valdecebollas de paseo, ya desde hace meses que no he pisado la Montaña Palentina. Tengo el convencimiento de que los pocos catarros de mi vida, los he quitado  con ejercicio físico y en la naturaleza, frío, lluvia y nieves incluídos. La industria farmacéutica no ha alcanzado el "quinto poder"  envenenándome a mí. Mi compañera de ya más de 45 años, me conoce, me anima... "vete".

Por este bello paisaje me cruzo con Pablo Villavieja, el montañero y algo más, que está reconociendo un tramo de la GR1 para traer una excursion en autobús para combinar Valdecebollas y Cueva del Cobre (nacimiento del Río Pisuerga). Es el responsable del Albergue de Gguardo.

En Vallejo de Orbó, me paro a saludar y llevar al monte si puede, a un amigo y familiar ""pegado". Chuchi Suances (76) es aún un montañero envidiable y un atleta. No tendrá que esforzarse para seguirme, pero tiene otras prioridades esta mañana. En su casa me entretengo rato tomanmdo importantes notas  (que guarda su esposa como oro en paño) de su familia y apellido, que es por sangre también el segundo de mis hijos. 


500 metros a mi espalda estuvo la Estación de Esqui sin nieve. Dos kilómetros delante el Albergue de Montaña que nunca se inauguró. Queda la carretera, para domingueros y que los montañeros ya no subamos a  varios dosmiles a pie por la senda de  los ganaderos desde el pueblo de Brañosera.
Una vez desviado en Vallejo, tomo otra ruta para el acercamiento en coche, Valverzoso. Nadie a quien preguntar, duda... vuelvo a la de siempre. Barruelo, Brasosera y Salcedillo. Tomar altura para  este dosmil palentino es para domingueros, por culpa de  una barbaridad  paisajística  -y monumental error de todos sus cáculos- hace más de cuatro décadas. La Estación de Esqui no funcinó porque allí no se mantenía la poca nieve que caía y cuajaba. Y el Refugio Golobar (casi a 1650 metros), un esperpéntico edificio con aires de Parador Nacional, nunca se llegó a inaugurar, aunque casi se terminó y lo usaron los animales de monte. Carrtera, luz, agua... muchos millones de entonces, del pueblo, no sólo manipulados con engaño, sino y además gastados para envenenar la naturaleza y la  montaña. ¡Pobre Montaña Palentina!

De Golobar al Collado de Peña Sestil (2000 m) es ahora la mayor dificultad/desnivel (350 m.de incremento de cota))

Como ampliación a lo escrito arriba en negrilla, añadir que la gran depresión cantábrica, producida por un gran movimiento símico de hace unos 20 millones de años, cero más cero menos, tene a la vista el inicio de su frontera natural con la meseta castellana en las estribaciones del Gorbea (Unzá, encima de Orduña) y su "linea" de corte va por las sierras de Salbada/Garobel, La Magdalena... hasta lo Picos de Europa. Todo ello es mi   territorio. No me ofende lo de "la  cabra tira al  monte".  Y en "mi monte" disfruto siempre. Gorbea, Sierra Salbada, Valdecebollas, volveré!

Y termino con el texto "rollo", sólo 24 horas después de bajar. En Aguilar de Campóo llueve frío. La cruz del Torreón (como le llaman los paisanos  de por aquí al Valdecebollas) igual ya está cubierta de nieve. Y a mí, esta vez, no se me ha quitado el catarro. ¡La montaña tampoco hace milagros siempre!

Voy a decorar este "artículo" con alguna fotos más, de las muchas que como siempre he disparado para mi archivo.
Por encima del circo de Valdecebollas, 2000 m. , esta roca mantiene las huellas del océano que fue.
El último "repecho", te deja ya en la "campa" del Valdecebollas, a sólo 300 metrros de los varios túmulos y gran montón de piedras hormigonadas, con el cilíndrico mojón geodésico de cemento y una casi nueva cruz de acero inoxidable de un metro. En la Castilla profunda del cristianismo/catolicismo, no olvidaron colocar la gran piedra/altar, que aún creo se celebra la misa el 15 de agosto... dicen los lugareños de la zona que... "como siempre".
Circo de Valdecebollas. Abajo, Cueva del Cobre. Fondo  derecha arriba, el Cuchillón (2222) techo de la zona de Campoo y Reinosa.


A las 14,09 h. tengo que hacer equilibrio y sujetarme con una mano para autosacarme la foto, tras trepar los tres metros que me separan del suelo. Las nubes ya anuncian el temporal de nieve que viene del NO. como es lo habitual en esa zona. En poco  más de 24 h. habrá más de un metro de nieve. El frío viento ya corta la cara e intenta llevarse la txapela, que en un descuido  del montañero vasco, lo consigue... pero se "tirará" a por ella para recuperarla a los pocos segundos.

Las vacas pastan bajando... la nieve se acerca.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada