lunes, 28 de noviembre de 2016

PEDRO CIFUENTES EN AMURRIO, SIERRA SALBADA Y VENTA POZOPORTILLO.


PIOLET DE ORO EN AYALA (EUSKEL HERRIA)

Desde 1992, el Piolet de Oro es el máximo galardón anual mundial del montañismo. Se ha concedido a unas 75 personas individuales y una media docena de grupos. Ningún vasco ni español. Esto sorprende con las figuras y números uno que aquí decimos que tenemos.


Charla de Pedro Cifuentes en Salón Catequesis de Amurrio, sobre la Primera travesía integral en solitario a las Torres de Paine (Argentina)l.




Pedro Cifuentes, bombero de Madrid y nacido y residente en Cuenca, es uno de los crak del momento en alpinismo y escalada a nivel mundial. Entre el grupo de montaña Mendiko Lagunak y Zigor Egia han conseguido traerle de nuevo a Euskal Herria. El viernes dio una charla en Amurrio ante casi un centenar de amigos de la montaña, sobre la "Primera Travesía Integral a las Torres del Paine" (en solitario) en 2013, lo que lo supuso estar nominado en 2014 al preciado galardón Piolet de Oro. En la cena posterior informal en la sede del Mendiko y en el poteo por el pueblo, se ganó a varios/as con ansias de aventura, naturaleza y montaña. 


22 h. Pedro preside la cena-coloquio en el  local y sede del Mendiko Lagunal en Amurrio. Grupo de Montaña fundado en 1963, que en su Semana Anual de Montaña, ha traído a muchos de los mejores alpinistas del mundo.


Ayer entrenó en Sierra Salbada con Zigor, con una sencilla escalada al Ungino (1099) y posterior alubiada en privado en la Venta Pozoportillo. Dulce Suances fue la ventera anfitriona... y las alubias, de cosecha propia de allí mismo y cogidas de la tierra pocos días antes, le salieron "niqueladas", como siempre. 



Desde el 4 de noviembre pasado, no he vuelto a subir entradas a este blog. Porque la actividad dura montañera, por prudencia médica, la tengo parada. Sin embargo, no han cesado mis entrenamientos en Pozoportillo, -y aquello es montaña pura y dura-, en las labores de la huerta, la leña y limpieza y obras del campo. 

Mi hijo ha sido el facilitador de este fin de semana diferente y el encuentro con su amigo Pedro. Me avisó el jueves. Modifiqué mi agenda para estar en la conferencia del viernes.  No me quedé a la sesión de bares por el pueblo, porque mi compañera me esperaba en Pozoportillo.

"No es aconsejable ir sólo a la montaña. Pero en estas aventuras de alto riesgo, la convivencia es muy difícil.  He soportado muchos días los -25º. En situaciones extremas, se reacciona muy diferente. Las tres cosas más importantes, cuando se va en equipo, son volver todos vivos, volver siendo amigos y tomar una cerveza juntos meses después"

"La comida la llevo liofilizada, en polvos. El agua me la fabrico con nieve, para no portar peso, que ya llevo 60 kilos en la mochila. Ingiero al día entre 500/1000 calorias y el cuerpo puede llegar a gastar 12000. Yo he llegado a perder 8 kilos en un día"

Pedro Cifuentes escalando en Ungino-Sierra Salbada (Foto Zigor Egia , 26.11.16)

De su enorme cantidad de datos y anécdotas en la charla y después, sólo aporto éstos. Hay miles, están en los libros y en internet, muchas increíbles, pero casi todas probablemente ciertas.  Son situaciones en principio no aptas para el ser humanos. Pero la preparación y la mente pueden hacer "milagros". Mi lema, tanto en mi práctica como en la comunicación es "querer es poder"... y me esta dando muy buenos resultados.
  
Aunque la cena informal se alargara en el poteo por Amurrio, con la suerte de los jóvenes nuevos valores del alpinismo de disfrutar de sus aventuras y extraordinaria empatía, el sábado, tras el desayuno en Ozekabarri-Aresketa, en compañía del anfitrión Zigor y el amigo Arkaitz, los dos primeros saler pronto hasta Madaria (Ayala), y a pie a entrenar a la roca y montaña.

Sierra Salbada se formó hace varios millones de años por un desprendimiento de parte del norte de la Peníinsula Ibérica hacia el mar Cantábrico. La roca, el gran corte -"el casco"  llamamos los indígenas de aquí-  aún no se ha compactado en todo su largo tramo, por lo que no es aptaorecomendable para la escalada.  Pero en el Ungino,(1099) ya hubo unas escalerillas casi naturales, que los ganaderos las  ascendían y descendían  "a pelo".


Ahora está equipado con una "via ferrata", por la que suben. Después andan unos kilómetros por la sierra hasta el Portillo del Aro.

A las 13,20 h. nos encontramos en Pasadamala, debajo del Pico del Aro (1133). En octubre de 1936, tres meses después del inicio de la Guerra Civil, el mayor desprendimiento de piedras del "casco" que se recuerda, llegó hasta Añes. El estruendo aterrorizó a media Ayala. El camino de arrieros quedó cortado para el paso de "vehículos" hasta la década de los sesenta. Mis padres vivían en Menoyo. Creyeron que era un atentado de guerra.
Este ventero madruga como siempre y dedica tres horas a las labores de limpieza en las praderas. Y a media mañana sube al encuentro sorpresivo de los escaladores, con la vara y la cámara de fotos. Ninguno de los tres encendemos el móvil en la mañana. ¡Menuda liberación!

Al lado de la Fuente de los Nudos, donde perdura la costumbre pagana de hace más de dos mil años de beber un trago corto de agua y hacer un nudo, este tejo camina hacia el milenio. Hay varios, y alguno con categoría de importante, en esta Sierra Salbada.

Las casi dos horas de descenso a La Venta son como una mesa redonda donde tres maestros nos aportamos recíprocamente una pequeña parte de nuestros conocimientos/vivencias. Es el camino de arrieros que unía la costa con la meseta, probablemente milenario, donde está el dólmen de Oletar. Por eso se hizo en 1866 la Venta Pozoportillo (466 msnv), donde probablemente estuvo en el 864 el monasterio de Santa María de Ozuza."El dia que los arqueólogos descubran todo lo que hay debajo de Pozoportillo, vamos a levitar de placer" (Félix Muguruza, geólogo)

15 h. Hay fotos que no me importa repetir. La Venta Pozoportillo con el Kontxamendi (506) detrás, es uno de los marcos preferidos con el que me gustaría que la historia me recuerde.


Y el premio de esta jornada, como a los vascos nos gusta, está en la mesa de la cocina de fuego bajo de La Venta. Las alubias rojas, cosecha propia de casa y casi recién cogidas, cocinadas por Dulce, están "de muerte"... y hoy con la compañía... pues aún mejores. ¡Pedro, la próxima... las combinaremos con las trufas de Cuenca que nos traerás tú! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada