lunes, 12 de diciembre de 2016

BRAÑOSERA (GR-1) DE LOS OSOS, COLLADO MAMPORQUERO (1621) Y BARRUELO MINERO

Un día soleado, largo y espléndido, por lugar de osos y de la GR-1, la montaña media y la minería de la Montaña Palentina. Y a las 5 de la tarde, me siento con cuatro chicas a almorzar, invitado, el único bocado sólido del día. Gran menú, cocido castellano, por sólo 6,50 €. "Lo ponemos todos los sábados... y damos entre 30 y 100 comidas. Después, en el bingo, se llena el amplio salón, con gente que llega de toda la amplia comarca" (Hoy, casi 200). Me lo dice Ima, la cocinera vallisoletana, hoy bien acompañada de tres ayudantas, entre ellas excepcionalmente mi compañera Dulce. Es el Hogar de Jubilados de Barruelo, Santa Bárbara. No podía llamarse de otra manera... en el pueblo minero.

Otro día para no olvidar, en mi recuerdo y en mis memorias. Aquí va la crónica.


A veces, muchas, veces, no planifico de antemano la jornada. Dejo a la meteo y a las circunstancias que me inviten. Hoy de mañana he subido al Castillo de Aguilar. Es visita obligada en mis estancias aguilarenses. Después, mi compañera me dice que la han "invitado" a ayudar en las comidas del Hogar de Barruelo. "Hecho... yo a la montaña sólo, y tú a la cocina con tus amigas"

Desde el centro del casco urbano de Brañosera, hay 360º para iniciar rutas, todas con el denominador común de montaña y naturaleza.
De 12 a 19 h. aprovecho bien mi jornada montañera, cultural, social y viajera. Que Brañosera es el "Primer Ayuntamiento de España" lo dice su cartel de entrada y presumen de ello. Bueno... efectivamente fue el primer Fuero  ("carta puebla"  es más exacto), escrito del que hay constancia. Es del año 824.

Ermita de San Roque, en la Senda La Pedrosa
También es tierra de osos. Más claro no lo puede decir su castellano nombre.  Osos en la braña. La braña es el pastizal de la alta montaña. Según la Fundación Oso Pardo, en su censo del 2015 han contabilizado/censado 40 osas y 64 crías en la Cordillera Cantábrica. La zona de Brañosera es uno de sus hábitats preferidos, aunque no el de más población estable. Yo he vivido historias cercanas a ellos.

Uno de sus muchos recorridos, que hoy hago en regreso hasta Barruelo por la GR-1... y la noche me priva de continuarlo por la GR-1 en ascenso a Brañosera.

Al atraerme más la montaña y los caminos, en toda su amplia grandeza, no debo dejar de citar, que por aquí pasa la GR-1, de la que tanto hoy como en varias travesías anteriores, he recorrido algunos pequeños tramos. Pero el grande, el reto total, los más de 1.500 kms. de Ampurias a Finisterre, a ser posible de una tirada, lo tengo aún pendiente en mi mochila.

12.44 h. Esto es lo que me espera, hasta los 1621 m. de la cima del Mamporquero.
 "Qué alegría ver dos montañeras maduras en la montaña". "Somos de Brañosera de toda la vida y subimos todos los días". Tienen 75 y 73 a años y son hermanas... y no callan, como yo. "Así estáis de guapas y ágiles". Y casi se mean de risa y de gusto.  Y no veré a nadie más hasta "El Hogar" en Barruelo.

Los grandes pedruscos que salpican el suelo en mi caminata de ascenso salvaje, con figuras llamativas, algunos superan en volumen la amplia sala de mi caserío/venta (30 m2 en su base)....

Mis caminatas por esa zona han sido más habituales por cotas por encima de los 2000 metros. También las he contado, con fotos y detalles. La última, el pasado 4 de noviembre al Valdecebollas (2142). Hoy, dejo el coche en Brañosera y me tiro a la izquierda. Hay pista para todoterrenos, pero me canso de ella... y me tiro al monte.
En ésta gran roca suelta, con un metro de hueco medio entre el suelo limpio y casi plano y el techo de roca, pruebo la comodidad para dormir en él. Cabemos al menos seis y de manera holgada, mochilas incluidas. Muchas noches he pasado en lugares peores... y hace menos de tres meses en la provincia de Teruel.

La belleza del monte virgen, también acarrea los tramos malos, los retrocesos, las caídas, andar y arriesgar más. Los brezos, altos, intensos y extensos, se hacen inaccesibles en muchos tramos. Te hacen caminar  sobre ellos, tramos en el aire... y echar algo m que la rodilla en tierra. Caídas aparatosas, no graves, por el "colchón" que acumulan.  En todo caso, ha siso lo más desagradable y peligroso de hoy, amén de retraso.

Y en la misma gran roca gigante, este veterano e inmenso roble "ejerce" de centinela. Son maravillas escondidas, fuera del camino. Hay que sufrir un poco para localizarlas. El premio creo que lo merece.
Tras el Collado, a una media de 1580 m., se ven otros valles al oeste. Me ha sorprendido la poca ganadería en las brañas de la montaña. Una línea eléctrica gigante de alta tensión lo atraviesa de oeste a este, o al revés, que no sé en que embalse inicia su envío de energía.
Pruebo también alguno de los pocos chozos que aún se mantienen, ya abandonados y abiertos. Tengo que estudiar el terreno, para guarecerme ante las inclemencias de la lluvia, nieve o noche en mi futura deseada GR-1
15,11 h. Piso mi techo de hoy (1621). Al fondo, Curavacas, Espigüete y Prieta, los tres grandes de la Montaña Palentina, que al menos por duplicado ya tengo hollados. Más de 800 metros verticales por encima de mi cabeza, con unos sencillos prismáticos, hoy los disfruto de lejos.
Y por el otro lado, al este, Barruelo de Santullán, a 1040 m. ¡A correr... que ya es tarde!

En mis caminatas, casi siempre busco no regresar por el mismo camino. Circular, si debo regresar al punto de partida. Bajo a Barruelo de Santullán. El color del suelo, el camino, la tierra herida a cielo abierto hablan solos de una historia casi reciente del carbón. En la década de los 60 llegó el petróleo y en ciclo cambió. No, el carbón allí no se acabó. Murió su ciclo.

En los collados y en las cimas, muchas veces los montañeros nos encontramos con restos de edificios y/o excavaciones.  De castillos, pastoreo, guerras...
16,12 h. Más arriba del barrio de Elhechar queda en aparente buen estado la joya de las antiguas minas de Barruelo, Pozo Calero, del que tantas veces me han hablado... y por fin hoy visito de paso. ¡Fueron 100 años de historia y riqueza!
Cuando el núcleo central de Barruelo ya está en la sombra del principio del anochecer, atravieso el río Rubagón Son las 5 de la tarde. "Llegar y besar el santo"... cuando las trabajadoras se sientan a comer. Ya me habían reservado sitio  y menú con ellas. La comida y la compañía me parecen la guinda final perfecta de una jornada casi perfecta.

16,38 h.
El Rubagón nace en la Sierra de Híjar, entre los picos El Cueto y Valdecebollas, y atraviesa las localidades de Brañosera, Barruelo de Santullán, Porquera de Santullán, Cillamayor, Villavega de Aguilar y Nestar, antes de diluirse en el Camesa cerca de Quintanilla de las Torres.1
Es rico en truchas, y está catalogado como coto de pesca entre su nacimiento y la localidad de Barruelo de Santullán.2

17,41 h.Local Santa Bárbara, Hogar de Jubilados. El del Cocido Castellano y El Bingo de los sábados. Entrada libre, calientes... y por poco dinero.   

Café y un chupito de orujo  -aquí hoy lo exige el guión-, tres fotos al amplio local... y a continuar la caminata otros 4,5 kilómetros  a por el coche a Brañosera. Hay carril "rojo" para ciclistas y peatones. Subo andando de noche con dos paisanos y un gran perro pastor belga de 12 años, con entretenida charla.

18,52 h. en Brañosera. Mañana me despido de la Montaña Palentina por este año 2016. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada